INFORME ECONÓMICO MENSUAL | Nº IX | SEPTIEMBRE 2020
09/23/2020 - 23:30
Actividad - Precios e ingresos - Finanzas públicas - Balance cambiario - Sector externo - Finanzas y bancos - Anexo estadístico

DE LA CONFIANZA EN EL MERCADO, A LA REALIDAD DEL ESTADO

A poco de cerrar un acuerdo de reestructuración de la deuda con los acreedores privados, la economía argentina naufraga en una crisis de producción con corridas sobre el mercado de cambios. Ni siquiera el valor de los bonos logró recomponerse y el riesgo país se encuentra a valores que inhiben el acceso a financiamiento internacional para el Estado. ¿Fue entonces un fracaso la estrategia de renegociación con los acreedores? Para nada, el acuerdo con los acreedores fue exitoso para despejar los vencimientos de corto plazo y evitar juicios internacionales que inflen judicialmente la deuda. Lo que fracaso no es el acuerdo con los acreedores sino la fantasiosa tesis de que su éxito derivaría en un shock de confianza que alentaría la reactivación macroeconómica en un contexto de estabilidad cambiaria.

Desde el CESO venimos señalando que la reestructuración de la deuda, exitosa o no, no modificaría los condicionamientos estructurales que enfrenta nuestra economía. En nuestro informe de febrero señalábamos que “las previsiones económicas aún en el caso de una exitosa reestructuración de la deuda son moderadas. El mercado interno se mantendrá relativamente estancado dado un consumo y gasto público real con bajas perspectivas de crecimiento, y una inversión que difícilmente sea el motor de la recuperación dada la capacidad ociosa reinante en el aparato productivo”. Esas previsiones se agravaron por el impacto de la pandemia, motivo por lo que advertíamos en nuestro informe de junio que “el plan económico original de Alberto Fernández, donde una resolución rápida de la deuda en el marco de una política de acuerdo social, creaba un entorno estable que atraería inversiones permitiendo un crecimiento sostenido donde la brecha externa se desplazaba por el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales, ya no existe.

Quienes defienden la tesis ofertista del “shock de confianza” como motor de la reactivación no dan el brazo a torcer frente a la tozudez de los datos. Sosteniendo dogmáticamente sus posiciones van por más e indican que el acuerdo con los acreedores no fue suficiente, y se precisa un “plan integral” con un “presupuesto equilibrado” (eufemismo para invocar un ajuste del gasto público) para eliminar los controles cambiarios y recuperar la confianza del “mercado”. [...]

Seguir leyendo AQUI

>> Suscribite a todos nuestros informes, actividades y materiales exclusivos AQUI <<